COVID persistente: ¿Cuántos afectados hay?